viernes, 13 de octubre de 2017

Plan General de Ordenación Urbana de Alcorcón: la sombra de la especulación.

Se mueven las piezas sobre el tablero pero no es una partida de ajedrez lo que está en juego. Es el presente y el futuro de Alcorcón. En esta partida es imprescindible tener claro el objetivo y no desviarse de él por intereses particulares: el bien general de la ciudad y todas las personas que la habitan hoy y las que vendrán mañana.
Hoy nos despertamos con más de una alerta activadas: el aire presenta unos índices de contaminación elevados ( las enfermedades y muertes debidas a la contaminación del aire aumentan en las ciudades). La sequía se extiende de Norte a Sur y los agricultores y ganaderos contabilizan ya grandes pérdidas, el agua empieza a escasear. Son síntomas que no se deben ignorar cuando se plantea la redacción del Plan General de Ordenación Urbana.
Se esgrimen los argumentos de la creación de puestos de trabajo, de progreso urbanizando una zona abandonada, improductiva, de necesidades de los vecinos y vecinas.
Puestos de trabajo se crean cuando se construyen grandes Centros Comerciales, cierto, pero a costa de destruir otros: todo el tejido comercial del casco antiguo languidece y muere, los puestos de las galerías y mercados del pueblo cierran uno a uno; y los Centros intermedios, tampoco soportan el envite de los megaproyectos. Se construye y se construye, y al tiempo aparecen los carteles de "se vende""se traspasa" "se alquila". Alcorcón posee ya extensas zonas comerciales: El corte Inglés de San José de Valderas, el Parque del Oeste, Tres Aguas, Parque Comercial de el Lucero y el ya cerrado Opción ( con proyecto de reapertura. Detrás de un urbanismo desaforado, la tierra quemada e irrecuperable. ¿Porqué no apostar por la rehabilitación y modernización de las zonas urbanas?
También hay una buena oferta de Polígonos Industriales, más de uno a medio gas y necesitados de modernización.
Se apela al progreso: en el primer intento de urbanizar la Zona Norte se planteaba la construcción de viviendas de lujo, chalets con piscina, campos de golf...¡progreso! ¿Para quién? 
Respecto a las necesidades de los vecinos y vecinas ¿no quedarían satisfechas regenerando y modernizando la zona urbana, residencial, comercial e industrial?
Porque la Zona Norte aún sin urbanizar sí es una necesidad de los habitantes de Alcorcón: necesidad de una zona natural por motivos de salud, para limitar la contaminación del aire, la escasez de agua, el tráfico que dificulta el acceso a Madrid, la necesidad de un Corredor Ecológico que proteja la vida natural de la zona. Los vecinos y vecinas de Alcorcón necesitan conservar su Patrimonio Natural, cuidarlo, trasmitirlo a las generaciones futuras. Esta es su verdadera necesidad.
Pero es mucho más fácil para el gobierno del PP favorecer en los despachos la llegada de grandes comercios en lugar de bajar a la calle y hacer un trabajo de campo para promover el Comercio de proximidad, que genera cohesión social en los barrios, trabajos de calidad y es infinitamente más sostenible en lo ambiental.

Urbanizar la Zona Norte puede ser necesario pero no para los vecinos y vecinas de Alcorcón sino para otros intereses especulativos. 

 Mas información:
http://bit.ly/2gnevNl